APLICACIONES

Todas las aplicaciones que corren y correrán sobre la RAAP son aplicaciones orientadas a la colaboración entre personas y a accesos interactivos a información y herramientas, imposibles hoy de realizar; al menos eficientemente, con la Internet actual.

Todas son aplicaciones que requieren de algo más: de redes avanzadas soportadas por tecnologías de última generación, ya disponibles (la RAAP es un ejemplo), que permiten entre otros aspectos contar con mayores anchos de banda, multicasting, calidad superior de transmisión y recepción, etc.

Los campos de aplicación afectados abarcan prácticamente todas las disciplinas que podemos tener en la educación superior: ciencias, artes y humanidades.

La necesidad de estas redes avanzadas de alto rendimiento, ha propiciado el desarrollo de tecnologías, entre las que destaca el IPv6 (usado por la RAAP), la más reciente versión del Protocolo Internet, el conjunto de estándares de empaquetamiento y ruteo en los cuales está basada la Internet. Una de las características más importantes del nuevo protocolo IPv6, es que aumenta las posibilidades de direccionamiento obtenible con los 32 bits del IPv4 actual, al poder trabajar con direcciones de 128 bits. Es decir, pasamos de un número de direcciones posibles compuesto por 10 dígitos, a un número máximo de direcciones compuesto por una cifra de 39 dígitos. Es decir, cualquier objeto conocido sobre la tierra puede tener su propia dirección IP. Es interesante poder reflexionar sobre las posibilidades que ésto nos brinda.

Entre los campos susceptibles de ser afectados con las múltiples aplicaciones factibles de llevar a cabo con el auxilio de las redes avanzadas de comunicación, podemos citar los siguientes:

  • Manejo a distancia de instrumentos de gran capacidad, por ejemplo, el uso desde el hemisferio sur, de telescopios o microscopios de enorme potencia instalados en el hemisferio norte, o viceversa.
  • Conferencias a distancia con oyentes activos situados en diversas latitudes, compartiendo gráficos, videos; con comunicación en tiempo real y calidad de TV.
  • Edificios inteligentes: encender las luces y poner algo de música en el equipo de casa, o encender la licuadora a la 6:30 p.m. para ahuyentar a cualquier amigo de lo ajeno. Esto no es una noticia, salvo por el hecho de hacerlo desde una notebook, desde cualquier parte del mundo, mientras movemos las cámaras de seguridad instaladas en la casa, para ver en tiempo real, que todo vaya bien.
  • Mecanismos de colaboración para investigadores, docentes y estudiantes en línea y distribuido en diversas partes del mundo, con posibilidad de acceder concurrentemente a gráficos, videos, forums, etc.
  • Acceso a bibliotecas multimedia disponibles en cualquier parte del mundo.
  • Visualización de datos en 3 dimensiones: aplicaciones de telemedicina basadas en holografías de alta calidad. Estado del tiempo en línea.
  • Simulaciones con grandes cantidades de datos descentralizados y utilizando software compartido.
  • Video bajo demanda.
  • Teleaudiciones. Clases de música a distancia.
  • Seguridad, movilidad (en el sentido de la autoconfiguración), etc.
  • Telemedicina y Salud: Cardiología, radiología, telepatología, Diagnóstico a distancia. Aplicaciones en tiempo real en cualquier lugar del mundo con acceso transparente personalizado y seguro a: bases de datos, instrumentos de alto costo y sistemas computacionales avanzados.
  • Astronomía: Radioastronomía (VLBI), grids de observatorios.
  • Geografía: Sistemas de información geográfica. Intercambio seguro y rápido de grandes volúmenes de información.
  • Tecnología de Redes de Telecomunicaciones: Multicast, Voz sobre IP, Ipv6.
  • Ciencias de la tierra: Oceanografía, meteorología.
  • Instrumentación remota: Robótica, nanotecnología, microscopía, excavaciones remotas computarizadas.
  • Visualización: realidad virtual, anatomía digital.
  • Teleinmersión, Super cómputo compartido, Bibliotecas Digitales.